Ganzuar cerradura

Ganzuar cerradura

Ganzuar cerradura

En el pasado reciente, ganzuar se consideraba un arte y al buen ganzuador, poco menos que un artista. Sus herramientas eran burdas elaboraciones artesanales; no obstante, tan efectivas como las que podemos conseguir hoy.

El mundo ha cambiado en muy poco tiempo; también la cerrajería, como industria y como profesión. Cientos, sino miles, de elementos innovadores se han incorporado al universo de la protección doméstica y empresarial.

Cerrojos, cerraduras y candados se han visto influenciados por el avance de la ciencia y la tecnología. En gran medida, la informática ha contribuido al progreso experimentado en este campo.

Hoy por hoy es posible ganzuar una cerradura de múltiples formas, tanto manualmente, como utilizando herramientas eléctricas y electrónicas que responden a los cambios sufridos por los distintos dispositivos de seguridad.

El arte de ganzuar


No cualquiera puede hacerlo. Para ganzuar manualmente, se requiere del extenso conocimiento que implica la cantidad de cerraduras y candados con los que es posible hallarnos; además de la experiencia que dan los años en el oficio.

  1. Ganzuar una cerradura cilíndrica o de europerfil.

Existen ganzúas para cada tipo de cerradura o candado. Para ganzuar una cerradura de perfil europeo manualmente, perno a perno, debemos:

  • Contar con una ganzúa y un tensor; ambos, láminas de metal con patrones que se adaptan muchas veces a la forma de la bocallave y a la distribución del sistema de pernos, contrapernos y muelles dentro de la cerradura.
  • Seleccionar la ganzúa adecuada al tipo y marca del dispositivo que queremos ganzuar. Si la cerradura es de europerfil, previamente estudiamos sus características: número de pernos y ubicación de las guardas en la bocallave.

Instrumentos como el otoscopio nos permiten estudiar internamente cada cerradura o candado. Además, Internet es una rica fuente de información, donde podemos hallar detalles del dispositivo con el que estamos trabajando.

  • Con una mano,
    tomamos la ganzúa por el mango, entre los dedos índice y pulgar; la paleta o cuello se apoya en el dedo medio, que a su vez descansa en la cerradura. La mano contraria la utilizamos para manipular el tensor.
  • Introducimos el tensor en la bocallave, en la parte contraria a la ubicación de los pernos o pines; con el dedo índice presionamos un poco su extremo libre, forzándolo ligeramente en dirección contraria al marco de la puerta.
  • Con la punta de la ganzúa, dirigida hacia la parte de los pernos, vamos explorando cada uno de estos para identificar cuál es el que traba en ese momento el cilindro y le impide girar.


  • Esto lo hacemos manteniendo apoyada la punta del dedo medio en la cerradura; mientras, flexionamos en movimientos de vaivén los dedos que sostienen el mango de la ganzúa: el índice y el pulgar.
  • Las cerraduras de perfil europeo generalmente cuentan con entre 5 y 6 pines. Siempre es solo uno de ellos el que frena el movimiento del rotor. Nuestra labor es ‘colocar’ cada pin por sobre la línea de corte del cilindro.
  • Para empujar y ‘colocar’ el perno sobre la línea de corte, es conveniente buscar en la bocallave un punto de apoyo donde bascular la ganzúa. La guarda sirve generalmente como ese punto de apoyo requerido.
  • Siempre que ‘coloquemos’ un perno, el rotor dará un pequeño giro; en este momento, si prestamos atención, oiremos un clic
    y simultáneamente sentiremos una ligera vibración en los dedos que sostienen las ganzúas.
  • Cada perno ‘colocado’, si somos cuidadosos, se mantendrá a ras con la línea de corte del rotor. Cuando todos estén en esa ubicación, cuando los hayamos ‘colocado’ todos, el cilindro girará con libertad y se abrirá la cerradura.
  1. Ganzuar una cerradura de gorjas o de Borjas.

Las cerraduras de gorjas o de Borjas también pueden ser ganzuadas; no obstante, las herramientas y el procedimiento de ganzuado tienden a ser diferentes a los implementados en una cerradura europerfil.

Este tipo de cerraduras llegó a considerarse de las más seguras, debido a la fortaleza mostrada por su resistente caja metálica y por estar embutidas en la puerta, dejando visible solo una ranura para la introducción de la llave.

Las cosas cambiaron cuando los siempre ingeniosos amigos de lo ajeno lograron crear artilugios y diversas maneras de forzar estas cerraduras, los que las volvieron totalmente vulnerables a la acción hamponil.


Basadas en una combinación numéricamente infinita de una serie de hasta seis placas metálicas, troqueladas individualmente con formas diferentes, violentar una de estas cerraduras requería cargar con un sinnúmero de ganzúas.

En las cerraduras de gorjas, el conjunto de placas metálicas son accionadas por llaves que tienen una característica muy particular: cada una es un tubo largo al final del cual podemos encontrar un paletón dentado, simple o doble.

Fue precisamente la llave el punto débil de las cerraduras de gorjas. En vez de cargar con lote indeterminado de ganzúas, el ingenio dio paso a herramientas que combinan una serie de escobillas móviles que adoptan la figura de la llave.

La industria cerrajera dio respuestas al cerrajero profesional al crear herramientas como la ‘Magic Key’ o el abridor automático ‘Securemme’, las cuales funcionan de manera similar.

  • Utilizar una Magic Key para ganzuar una cerradura de gorjas.

Ganzuar una cerradura de gorjas con una Magic Key
es casi como un juego infantil; esto resulta ser una desventaja para los dueños de casas o apartamentos que tienen instalada este tipo de dispositivos de seguridad.

Sin embargo, hay un aspecto que resulta ser bastante positivo: para la aplicación de esta herramienta se necesita
de ganzúas diferentes, una para cada modelo de cerradura y su precio no es precisamente muy asequible.


La herramienta Magic Key
cuenta con una serie de puntas intercambiables
que actúan reproduciendo el esquema de los dientes del paletón y simulando la forma de la llave de un determinado modelo de cerradura.

Basta con introducir la punta correcta en el ojo de la cerradura, girar en el mismo sentido en que lo hace la llave y presionar un poco con movimientos a uno y otro lado.

Al cabo de algunos segundos, la Magic Key habrá copiado el diseño de la llave original y la cerradura podrá ser abierta. Cuando esta es de doble paletón, es aconsejable usar dos herramientas; una para cada paletón de la llave.

 


 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *