Cómo forzar una cerradura sin romperla

Cómo forzar una cerradura sin romperla

Cómo forzar una cerradura sin romperla

 

¿Has vuelto a dejar la cerradura cerrada y no tienes la llave? O, pero aún, ¿volviste a perder las llaves y no sabes qué hacer? Lo cierto, es que un objeto tan pequeño y plano como las llaves pueden fácilmente perderse en cualquier lugar de la casa u oficina, o incluso en la misma calle, pero créeme que a todos nos pasa, solo que hay situaciones como estas en las que la puerta puede quedar cerrada y no tengamos a la mano las tan dichosas llaves mágicas o herramientas que puedan abrirla.

Pero claro, forzar una cerradura sin romperla puede ser todo un reto, vernos en este escenario puede deberse a muchas otras razones, no solo está el hecho de perder las llaves; puede que el mecanismo de la cerradura haya fallado o se haya trabado y no permita que la cerradura ceda para que esta se abra, o hasta puede que más bien, la llave que logra su apertura haya quedado lastimosamente dentro de la cerradura.

Bueno, a la final, cualquiera de las situaciones que hagan que se imposibilite acceder a un lugar termina siendo un desastre, más aún si andas apurado y no tienes tiempo para llamar a un cerrajero o no dispones del dinero para costear un trabajo tan bueno como el de ellos. Pero, no te preocupes, hoy aprenderás a “Cómo forzar una cerradura sin romperla” a través de unos métodos sencillos.

 

Antes de comenzar ¿Qué tipo de cerradura quieres intentar abrir?

Es una pregunta muy interesante, ya que debemos sacarnos de la cabeza el hecho de que con algún truquillo fácil y encontrado en los rincones de la internet hará que podamos abrir cualquier tipo de cerradura, pues no, nada que ver, hay que diferenciar unas cuantas cosas para saber qué tipo de técnicas pueden solventarte tu problemática con la cerradura.

Es por ello que debes conocer qué tipo de cerradura quieres intentar abrir, no todos poseen el mismo mecanismo de seguridad, y por ende no puedes pretender que con un par de clips puedas abrirla, más aún si esta lo que tiene es la llave partida por dentro o su mecanismo de seguridad es bastante moderno y requiera de herramientas más especializadas de cerrajería.

Lo que si podemos contarte es que, la mayoría de las técnicas “sencillas” que aplican incluso los mismos cerrajeros profesionales (aunque por lo general usan herramientas especiales) para abrir cerraduras sin forzarlas pueden funcionar perfectamente en puertas que conllevan cerraduras básicas y sin tanta complejidad de seguridad; también se pueden obtener resultados bastante buenos con cerraduras antiguas pues estás son mucho más fáciles de manipular.

Así que nada, primero verifica y toma en cuenta que clase de cerradura tienes y de ahí en adelante siéntete libre en aplicar los diversos métodos que se presentarán a continuación y con suma precaución aprende a forzar una cerradura sin romperla.

 

4 formas de forzar una cerradura sin romperla

Cuando hablamos de “forzar” lo que intentamos decir es que, dejaremos de lado aquellas técnicas tan invasivas y algo ordinarias como la del uso del taladro ¿Por cuál razón? Debido a que vamos a enfocarnos en sacarte del apuro a través de métodos funcionales y que eviten el tener que hacer un cambio de cerradura si terminas estropeándola, lo que menos queremos es que el gasto sea mayor; la idea es plantearte métodos de apertura de cerraduras básicas y sencillas, de lo contrario, las demás técnicas saldrán más costosas.

Ahora sí, conoce como puedes abrir las cerraduras sin romperlas, adelante:

  1. Herramientas de tensión: suelen ser las preferidas al momento de abrir cerraduras sin llegar a estropearlas. Son las comúnmente llamadas “ganzúas”, estas por lo general vienen por kit, y no solo eso, las puedes encontrar desde los modelos básicos hasta eléctricos. Otra opción es fabricar una ganzúa y una palanca que te permita abrir las cerraduras sin mucho problema (en los sitios web de cerrajerías podrás encontrar números tutoriales) y siendo sinceros es uno de los métodos más limpios para realizar este tipo de trabajos.

     

  2. Sacar la llave: si por mala suerte la llave se partió y te quedo dentro de la cerradura, podrás sacarla fácilmente con unas tenazas o un alicate solo en caso de que el trozo de llave quede sobresalido un poco del ojo de la cerradura.

     

  3. Las tarjetas nunca fallan: una forma genial para abrir una cerradura sin estropearla es haciendo uso de una tarjeta resistentes (del mismo material de las bancarias) pero ojo, los resultados son mejores en cerraduras básicas.

     

    Ubica la tarjeta entre el marco de la puerta y la perilla, y realizando movimientos hacia arriba y hacia abajo ve ingresándola hasta quedar justo en el pestillo, aquí lo que harás es ejercer presión y empujar hacia dentro para que el pestillo entre en la puerta y así puedas abrirla sin hacer daños.

     

  4. Quitar las bisagras: como última opción está el método de quitar las bisagras, pero te preguntarás ¿Pero, por qué? ¿si ni siquiera se está tocando la cerradura? Pues bien, tienes razón, pero velo como un plus antes la posibilidad de que te quedes encerrado y no dispongas ni de clips u horquillas para abrir la cerradura, o no tengas una tarjeta que te solvente el problema, así que ¿Qué harás? ¿Esperar a que alguien venga por ti y te abra? Si no tienes esa paciencia lo recomendable es quitar las bisagras, y con esto queremos decir “quitar toda la puerta”.

     

    Bien, ¿Cómo lo haremos? Tan solo debes tener a la mano algún objeto plano (como por ejemplo un destornillador) que te permita empujar cada una de las cabezas de las bisagras hacia arriba (por lo general son 3 o 4), después debes tomar un martillo y con la ayuda del martillo darás golpes en dirección hacia arriba a las cabezas de las bisagras para que eventualmente estas salgan.

     

    Cuando las hayas quitado todas, toma la puerta con suma cuidado y atráela hacia ti. Con este método la cerradura quedará intacta y no la dañarás por mala manipulación, ya luego tendrás que llamar a alguien que monte la puerta y obviamente te arreglen desbloqueen la cerradura.

Cada uno de estos 4 métodos debes realizarlos sin ejercer demasiada presión, evita en lo posible hacer un daño mayor y de ser necesario, práctica con paciencia hasta que de resultado y abra la cerradura.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *