Cómo abrir una puerta con la cerradura rota

Cómo abrir una puerta con la cerradura rota

Cómo abrir una puerta con la cerradura rota

 

A más de uno le ha pasado que cuando va a ingresar a su casa (o al abrir cualquier puerta del hogar) o trabajo, por un mal movimiento al intentar abrir la puerta ha roto o atascado la cerradura, es una situación que puede resultar un poco molesta pero que para nada debe angustiarnos, abrir una puerta con la cerradura rota tiene su solución y de hecho más de una, por lo que relájate que pronto aprenderás a como solventar la problemática por ti solo.

 

“No te preocupes más, aprende por ti mismo a abrir una cerradura rota”

 

¿Por qué las cerraduras de puerta se rompen?

Seguro te preguntarás, pero ¿Cómo puede romperse la cerradura? ¿Las llaves no se suponen que son fuertes? ¿Acaso las cerraduras son frágiles por dentro? Pues bien, lo cierto es que todo depende del tipo de cerradura que tengas y la calidad de la misma; además, una ruptura puede estar relacionada incluso con la calidad de llave.

Primero que nada, los mecanismos de las cerraduras varían, por lo que si se compra una de baja calidad la resistencia de la misma cuando se le ejerce el mínimo de presión para abrir con la llave puede que con el tiempo se estropee.

Otro punto importante es que solemos pensar que las llaves por lo general son un objeto resistente y fuerte pero no, es todo lo contrario, aunque evidentemente también tenga que ver con la calidad de la misma, (algunas son hechas de material níquel, latón o algún metal blanco) estas pueden hacer que la cerradura se rompa o atasque si queda un fragmento por dentro, y si se le ejerce una presión desmedida por sacarla podemos hacer que cerradura se dañe por completo.

También algo bastante común es que casi siempre olvidamos que las cerraduras necesitan mantenimiento para que su funcionamiento sea perfecto, de hecho, necesitamos colocarle lubricante para evitar que estas se oxiden con el tiempo.

 

Consejos antes de abrir una cerradura rota

Tomando en cuenta de que estás dispuesto a aventurarte en abrir por ti solo una cerradura rota, sigue a continuación estos tips:

  • Si la cerradura se quedó rota o atascada por un trozo de llave partida en su interior, evita por todos los cielos usar alguna herramienta como un alicate o pinzas para jalar la llave; por lo general todos nos sentimos a la tentativa de realizar esta acción primero, pero no, lo recomendable es aplicar otros métodos que no dificulten más la apertura de cerradura de la puerta.

     

  • Dependiendo de la técnica a probar, debes contar con ciertas herramientas que mencionaremos más adelante, por lo que si te quedaste por fuera de la casa puede que te resulte difícil obtenerlas y te toque por recurrir a un cerrajero; ahora, si te encuentras dentro de tu propia casa, la historia es diferente, esperamos que cuentes con todo lo que necesites.

     

  • Al momento de intentar abrir la cerradura o quitarla ten mucha paciencia, con un poco de práctica verás los resultados, así que no te desesperes y deja que todo fluya.

     

  • Por último, infórmate lo suficiente antes de abrir la cerradura rota, en internet hay mucha información al respecto, incluso puedes chequear videotutoriales que para nada te irían mal.

 

Conoce los métodos para abrir una puerta con la cerradura rota

Considerando todo lo anteriormente dicho, ahora sí, ¡Manos a la obra!, pon tus habilidades a prueba para abrir cerraduras rotas:

  1. Método de palanca: puede que sea una de las formas más simples de ejecutar para poder abrir la puerta en caso de que se encuentre la cerradura rota (sin el seguro pasado), pero realmente es una de las más usadas. Para ello necesitas herramientas que sirvan para hacer palanca entre el pestillo y el marco de la puerta. Lo que importa es que sea de un material resistente y que no se parta en el intento; puedes usar una tarjeta de plástico, un cuchillo afilado o hasta una lámina fina pero resistente.

     

    Lo que se busca es levantar el pestillo ejerciendo un poco de presión para que esté entre de nuevo en la cerradura, mientras hacemos eso, al mismo tiempo vamos a girar el pomo en dirección en que la puerta abra. Con algo de práctica, la puerta abrirá.

     

  2. Desarma la cerradura con un taladro: en vista de que la cerradura está rota, pues también con sumo cuidado realiza un orificio en el ojo de la cerradura usando un taladro, ¿qué hará esto? Que la cerradura suelte el pestillo de la puerta. Cuando el agujero este hecho, tan solo debes localizar el pestillo y moverlo con un destornillador o una herramienta parecida; finalmente la puerta quedará abierta.

     

  3. En caso de que la manija no funcione: ¿Te ha pasado que la manija no saca el seguro? ¿Qué por más que la muevas nada pasa? Pues bien, para este problemilla debes tan solo usar la misma llave con la que abres esa cerradura, solo que, para ello, debes tomar la manija y usar la llave como si fueras abrir normalmente. El detalle está en que debes hacerlo siempre que vayas a ingresar por esa puerta, así que debes tener a la mano la llave. Para evitar esto, recomendamos cambiar la cerradura.

     

  4. Quita las bisagras de la puerta: si estás apurado y no tienes tiempo para realizar varios intentos con los métodos anteriores, quitar las bisagras es una buena opción. Realmente no es un gran truco, pero sí que ayuda para salir del paso, el único inconveniente es que la puerta quedará desmontada y posteriormente tendrás que llamar a alguien para que te auxilie y te la vuelva a colocar.

     

    Necesitas tener a la mano un cuchillo y algo para golpear, un martillo sería perfecto, pero puede ser algo parecido. Usa el cuchillo por la parte superior de la bisagra para levantarla un poco por sus cabezas (por lo general son 3 o 4), luego de ello, con el martillo golpea por la parte inferior de la bisagra para que esta salga; una vez quitado todas, con cuidado jala puerta hacia a ti para quitarla.

Entre algunas técnicas y trucos puedes solventar por ti mismo el abrir una cerradura rota, ahora, si vez que se te complica mucho abrirla o quieres evitar realizar algún daño mayor, no dudes en llamar a un cerrajero.

 

 

 


 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *