Cómo abrir una cerradura sin llave y sin romperla

Cómo abrir una cerradura sin llave y sin romperla

Cómo abrir una cerradura sin llave y sin romperla

 

Quedarse sin las llaves de una de las cerraduras importantes del hogar o lugar de trabajo puede ser una de las situaciones más angustiantes, y más aún si por ejemplo necesitamos con urgencia entrar en una habitación o abrir una cerradura de escritorio para buscar documentos importantes; realmente son muchas las razones por las cuales necesitamos abrir una cerradura, pero ¿y si no tenemos la llave? ¿Qué hacemos?

De hecho, las llaves son uno de los objetos que más suelen extraviarse, a veces pasa por simple despiste o porque de verdad no recordemos en qué lugar de la casa la hemos puesto, por más que busquemos e intentemos dar con ella, parece que simplemente desapareció de este plano y ni por asomo logramos encontrarla, y vaya que es difícil.

Si en algún momento te encuentras en una situación como esa, desearas saber “Cómo abrir una cerradura sin llave y sin romperla” pero claro, no tienes que preocuparte, hoy mismo aprenderás a cómo solucionar con tus propias manos este dichoso problema que da más de un dolor de cabeza y, por si fuera poco, un poco de dinero de tu bolsillo si terminas por llamar a un cerrajero para que haga un poco de magia y realice el trabajo por ti.

 

“¿Te quedaste sin las llaves de la cerradura? No hay porque inquietarse, aquí te daremos a conocer diversos métodos para lograr abrirla sin necesidad de romperla.”

 

Conejos antes de realizar el trabajo

Como todo trabajo, siempre hay que tomar en cuenta ciertos consejos pues de la nada no se puede tomar herramientas e intentar abrir una cerradura, más aún si nunca hemos manipulado una y no sepamos como es su mecanismo por dentro, así que chequea los siguientes puntos para que estés preparado antes de lanzarte de lleno a abrir la cerradura:

  • Observa que tipo de cerradura es, ¿es nueva?, ¿qué tan moderna es? O, al contrario, ¿es antigua? La razón detrás de todas estas preguntas radica en que no todos los métodos que se aplican para abrir cerraduras funcionan para todas.
  • Hay métodos no invasivos, pero casi siempre funcionan mejor en cerraduras básicas.
  • Si no cuentas con las herramientas necesarias, no te preocupes, puedes conseguirlas fácilmente en las tiendas de cerrajería y sino, puedes fabricar algunas según lo que se exige en el método a probar.
  • Por último, si no eres un cerrajero y por lo tanto no eres experto en esta área, te recomendamos tener un poco paciencia, pues tan solo se necesita un toque de habilidad, destreza, agilidad y de ser necesario, realiza varios intentos hasta que logres abrir la cerradura.

     

Métodos para abrir una cerradura sin llave y sin romperla

¿Preparado? Conoce las siguientes formas de abrir una cerradura y hazte con todas las herramientas necesarias para lograr tu cometido:

  1. Usa una llave bumping: es una de las soluciones que se ajusta perfectamente al mecanismo de seguridad que presenta dientes, si la tuya funciona así, esta puede ser tu solución. ¿Qué hace exactamente la llave bumping? Primero que nada, debes comprarla en la cerrajería, es bastante conocida así que no tendrás problema en encontrarla. Colócala con un poco de presión sobre la cerradura y ve ingresándola poco a poco por el ojo hasta que te topes con los pistones, levanta cada uno de ellos hasta tenerlos todos desbloqueados; después con la ayuda de un martillo o mazo, golpea un poco fuerte la llave bumping al mismo tiempo que giras en el sentido en que abre la cerradura. Con varios intentos esta va a ceder y se abrirá.

     

  2. Tarjeta: si piensas que puede ser un truco falso, la verdad es que te sorprenderías, puesto que es uno de los mejores y funciona sí o sí, pero claro, solamente en cerraduras donde no se haya pasado el seguro, sino más bien que esté trabada y sin olvidar que sean cerraduras antiguas o simples. Usa una tarjeta de plástico resistente (no uses tarjetas bancarias); mete la tarjeta entre el marco de la puerta y a la altura del pestillo o manilla; posteriormente, presiona hacia dentro el pestillo, con un poco de fuerza bastará para que entre y puedas girar la manilla para abrir la puerta.

     

  3. Ganzúas: puedes adquirirlas en las tiendas de cerrajería y si no cuentas con el dinero para ello puedes fabricar unas usando clips u horquillas, lo que mejor te sirva. El procedimiento es el siguiente: introduce la ganzúa que se ajuste al mecanismo de tu cerradura a través del orificio, seguidamente harás lo mismo con el tensor ejerciendo un poco de presión en el sentido en que abre la cerradura; ahora, con la ganzúa alinea cada uno de los pernos para desbloquearlos (todo esto ejerciendo la misma presión con el tensor); cuando hayas alineado todos los pernos, la cerradura cederá y abrirá.

     

  4. Quita las bisagras: si no tienes a la mano ninguna ganzúa o llave bumping ni mucho menos una tarjeta y aparte te ves en un apuro, no te queda más que de otra que quitar todas las bisagras de la puerta. Tan solo debes tener un objeto fuerte y plano como, por ejemplo, un cuchillo para empujar hacia arriba las cabezas de los pernos y luego, con unas tenazas o alicate toma las cabezas y jala hacia arriba hasta sacarlos. Una vez hecho el paso anterior, toma la puerta con mucha precaución y atráela hacia a ti hasta quitarla. Evidentemente es una técnica para salir del paso en caso de estar en un apuro, ya luego si tendrás que realizar alguna de las técnicas anteriores como usar una ganzúa o llave bumping para lograr abrir la cerradura.

Toma las precauciones necesarias para evitar en todo lo posible dañar la cerradura, pues el gasto podría ser elevado. Las cerraduras suelen tener su truco para abrirla, más aún si no son complejas por lo que no hay que entrar en modo de desesperación. Si los cerrajeros pueden realizar este trabajo, tú también puedes hacerlo.

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *