¿Cómo abrir una cerradura si la llave está por dentro?

¿Cómo abrir una cerradura si la llave está por dentro?

¿Cómo abrir una cerradura si la llave está por dentro?

Ha llegado a ocurrirme alguna vez. Tengo instalada en la puerta de mi casa una cerradura de perfil europeo, de esas que funcionan a base de pernos y contra pernos; que se abren con llaves planas de serreta o dientes.

En cierta ocasión, estando mi mujer de visita en casa de sus padres, al salir he cerrado la puerta y luego de ello he recordado que uno de los juegos de llaves, el de mi esposa, estaba pegado del otro lado de la cerradura.


Imagen de mcmurryjulie en Pixabay

Como cerrajero conozco perfectamente la situación. Sé cómo solucionar el problema; no es algo del otro mundo. En ese momento, solo tenía que rogar que la llave del otro lado de la puerta hubiese quedado recta.

Saco de mi bolsillo el llavero, busco la llave que corresponde a la cerradura, la introduzco en la bocallave y trato de abrir. Lamentablemente la cerradura no cede; la llave no está en la posición que yo esperaba.

Como abrir la cerradura si la llave está por dentro

Ahora debía pensar en la mejor manera de abrir la cerradura sin causar destrozos que me obligaran a tener que cambiarla. Afortunadamente, las herramientas para ello las tenía a la mano.

Por si llegara a ocurrirles alguna vez, pasaré a explicarles paso a paso algunas formas de abrir una cerradura si la llave está por dentro; aunque de corazón les digo, espero que no se vean nunca en esta situación.

  1. Empujar la llave del otro lado con un alambre de acero para muelles.

Lo primero en lo que pensé fue en usar un alambre de acero para muelles e insertarlo por el ojo de la cerradura para intentar empujar la llave; recordé que no me había sido posible abrir con la llave que tenía en mi bolsillo.


Cuando la llave al otro lado está sesgada, es imposible empujarla y mucho menos sacarla de la cerradura; la posición de los pernos y contrapernos impide que pueda ser removida del canal del cilindro.

Así que debía pensar en otro recurso que pudiera utilizar para abrir la cerradura sin causarle daños. Por suerte, hay muchos más.

  1. Usar tarjetas plásticas de apertura de pestillo.

Así como portamos una tarjeta de crédito, es posible cargar con nosotros, en la guantera del coche o en un bolso de mano, una tarjeta plástica de apertura de pestillo con la que podemos salir de un apuro eventual.

Prácticamente sin ningún peso, las hay de diferentes espesores, medidos en milímetros: de 0,25, de 0,35 y de 0,50; elaboradas en un plástico especial, las tarjetas der apertura del pestillo cumplen a cabalidad su propósito.


En forma muy silenciosa, limpia y rápida, estas tarjetas permiten abrir puertas que no han sido aseguradas y que poseen un resbalón de perfil biselado, los cuales son los de más fácil acceso.

Puede conseguirse un juego de 6 piezas (3 x 0,35 y 3 x 0,50 mm) y otro de 9 piezas (3 tarjetas de cada tamaño de 0,25, 0,35 y 0,5 mm), que pueden ser manipuladas con un mango diseñado para este tipo de tarjetas.

El mango, en colores blanco o negro, hace más fácil la labor; además, brinda protección a nuestras manos al evitar lesiones que pudieran provocar los bordes de las tarjetas de apertura.

Para la instalación de la tarjeta de apertura en el mango
solo debemos disponer de una perforadora estándar de oficina:

  • Perforamos dos huecos en la tarjeta.
  • Colocamos la tarjeta entre las dos carcasas del mango.
  • Atornillamos las dos carcasas con dos tornillos y sus contratuercas.


Ahora solo queda usar la tarjeta, para lo que seguimos estos sencillos pasos:

  1. Empujamos un poco la puerta y a cierta distancia, por encima de la ubicación de pestillo, introducimos la tarjeta de apertura entre el marco y la puerta con ligeros movimientos arriba y abajo.
  2. Cuando la hayamos introducido, con los mismos movimientos, procurando mantenerla lo más vertical posible, la deslizamos hasta abajo, al lugar donde está el pestillo.
  3. Sin dejar de mover la tarjeta, la colocamos horizontalmente sobre el pestillo y empujamos con fuerza, hasta sacarlo del recibidor o cerradero.

La mayor utilidad de las tarjetas plásticas se demuestra en aquellas situaciones en las que el espacio de trabajo es muy pequeño como para utilizar ganzúas u otra herramienta de apertura.

Además de las tarjetas plásticas de apertura de pestillo, el mercado ofrece un conjunto de herramientas que pueden manipularse de manera similar y ser usadas en situaciones en las que la puerta se ha cerrado sin seguro.

Forman parte este grupo de
herramientas de la técnica conocida como Lock Picking, con las que el profesional de la cerrajería logra la realización de trabajos limpios y efectivos en muy poco tiempo.

Pueden mencionarse entre estos instrumentos, aunque no son los únicos:


  • El abridor de pestillo en espiral.
  • El deslizador de pestillo de puerta.
  • Las ganzúas.
  • La palanca de pestillo de puerta.

Si de rapidez, efectividad y limpieza se trata, nada mejor que una pistola de percusión para bombines de seguridad.

  1. Golpear y abrir: la técnica del bumping.

Para abrir una cerradura podemos recurrir a la técnica del bumping, que consiste en introducir una llave especialmente diseñada para la cerradura que deseamos forzar, golpear firmemente la cabeza de esta llave y listo.

Aun si hay una llave por dentro, llevar a cabo la operación de abrir una cerradura con este método se facilita todavía más con una pistola de percusión para bombines de seguridad.

El uso de esta herramienta no tiene mayores complicaciones:

  • Se selecciona la llave de percusión adecuada y se inserta en la cabeza de la pistola.
  • Se introduce la llave percutora en el cilindro de la cerradura.
  • Se acciona el gatillo de la pistola las veces que sea necesario; aunque la apertura ocurre en muy pocos segundos.

Lo que ocurre es que la llave percutora,
al golpear, coloca todos los pernos sobre la línea de corte del cilindro, con lo que la apertura de la cerradura es prácticamente automática.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *