Cómo abrir una cerradura de puerta trabada

Cómo abrir una cerradura de puerta trabada

Cómo abrir una cerradura de puerta trabada

 

¿A quién no se le ha quedado la cerradura de la puerta trabada? Que por más que intentamos girar de la manilla para que esta abra, nada pasa, tan solo nos quedamos con la frustración y molestia por querer ingresar a esa habitación, sea cuarto, despacho, baño o cualquier espacio de la casa y por ende no podamos. Esa pequeña traba en la cerradura puede generarnos muchos problemas, pero hay que saber solucionarlo ¿Estás de acuerdo?

Obviamente los cerrajeros profesionales son los indicados para este tipo de problemáticas, pues ellos portan herramientas especiales para evitar hacer todo el daño posible a la puerta o cerradura, pero claro, a veces pasa de que no contamos con tiempo para esperar a uno, o en los peores escenarios, puede que ni tengamos el dinero a la mano para costear uno.

Pero nada, hoy vamos a darte a conocer diversos métodos para que sepas “Cómo abrir una cerradura de puerta trabada”, al menos para que puedas solventarte momentáneamente el problema y salir del paso.

 

Consejos antes de abrir la cerradura

Tomando en cuenta de que es la primera vez que vas a intentar abrir una cerradura que se encuentre trabada, debes saber que la mayoría de los métodos básicos tienen mejores resultados cuando se les aplica en puertas que no posean mecanismo complejos o modernos, de hecho, si tienes cerraduras antiguas y se te ha trabado te aseguramos de que, si sigues bien los pasos, podrás eventualmente abrirla.

Otro punto importante es que debes tener al menos unas cuantas herramientas necesarias para poder abrir la cerradura, no te exigiremos nada especial, pero si algunas como, por ejemplo, un martillo, una paleta o destornillador, ciertos elementos que te harán más fácil realizar el trabajo.

Ya, por último, tan solo debes dejar de lado la frustración o molestia, para este tipo de problemáticas siempre se le encuentra alguna solución, solo debes chequear entre las técnicas que te mostremos y ver cuál pueda ajustarse mejor a tu cerradura trabada. Con un poco de paciencia, agilidad y destreza esa cerradura terminará por ceder y abrirse.

 

Razones por las cuales una cerradura se puede trabar

Muchas razones pueden hacer que tu cerradura deje de funcionar correctamente y te haga pasar malos momentos, algunos de estas pueden ser la falta de mantenimiento, que se haya oxidado tanto el mecanismo del cerrojo o cerradura como el de las bisagras; o quizás puede ser un error tan tonto y simple como el hecho de que el marco se haya desalineado con la cerradura de la puerta; otra posibilidad es que las bisagras se hayan movido o torcido; incluso el mismo maltrato o golpes que se le dan a la puerta al cerrar, puede hacer que esta termine por afectar la misma cerradura.

 

4 formas de abrir una cerradura de puerta trabada

Lee con detenimiento cada una de ellas y dependiendo de la gravedad o mecanismo de seguridad de la cerradura de tu puerta, escoge el método que más funcional te parezca:

  1. Método de la palanca: de a primeras te comentamos que no funcionará si tu puerta además de estar trabada también tenga el seguro pasado, pues este método será prácticamente imposible para ese caso. Para que funcione tan solo debes tener un objeto fuerte como el de una tarjeta de plástico resistente o un cuchillo (los de cocina van perfectos) y luego tendrás que ubicarlo entre el marco y la manilla (justo donde está el pestillo); ingresa el cuchillo justo donde te indicamos realizando movimientos hacia arriba y abajo hasta que quedes justo en el pestillo, ya luego debes presionar hacia dentro para meter el pestillo dentro de la cerradura y ¡Listo! Ya tendrás abierto.

     

  2. Usa una llave Allen: si no cuentas con este tipo de llaves te aconsejamos tener un kit en casa (puedes conseguirlas en las cerrajerías, no son tan costosas) vienen de distintos tamaños y poseen la forma de una “L”, y lo más grandioso es que pueden abrir cerraduras atascadas sin necesidad de cambiarlas. El procedimiento es pan comido, muy fácil y rápido de hacer, debes ingresar la llave Allen a través del ojo de la cerradura y darle giros hasta que esta logre soltar la perilla.

     

  3. Desmonta la puerta: con este método no tocarás la cerradura, pero va perfecta si estás apurado y no cuentas con tanto conocimiento o herramientas para abrir la cerradura; lo único que tendrás que tener a la mano es un cuchillo o algún objeto plano que pueda permitir jalar hacia arriba un poco las cabezas de los pernos de las bisagras; después junto con un martillo o un tacón fuerte, golpear hacia arriba cada una de los pernos hasta sacarlos. A partir de acá lo único que tendrás que hacer es tomar la puerta con mucho cuidado y atraerla hacia a ti; y listo, problema solucionado, pero claro, el único detalle es que tendrás que llamar a alguien para que te vuelva a colocar la puerta y obvio chequear la cerradura.

     

  4. En caso de que la llave se atascó: si justo al intentar abrir la llave no se ha partido dentro pero sí que se ha atascado y no puedes sacarla, primero que nada, deberás con sumo cuidado jalarla hacia ti, pero sin brusquedad. Ahora, en caso de que la llave se haya partido y quedase una parte dentro de la cerradura y sobresale un poco, intenta tomarla con unas tenazas y jalarla hacia afuera con un movimiento rápido (evita presionar hacia dentro).

     

  5. En caso de que la cerradura se traba por hielo: en épocas de invierno suele pasar que al ingresar la llave por la cerradura esta se encuentre atascada y no de paso, lo más probable es que contengo un poco de hielo dentro, por lo que deberás calentar un poco la llave para poder derretir ese hielo que obstaculiza el paso.

Recuerda optar por la técnica que mejor te venga, evita siempre dañar la cerradura y que el costo sea aún mayor, y si necesitas por último recurso la ayuda de un profesional, no dudes en contactarlo.

 

 

 

 

 

 


 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *