Cómo abrir una cerradura de pomo

Cómo abrir una cerradura de pomo

Cómo abrir una cerradura de pomo

 

¿Qué posibilidades hay de botar la llave de una puerta? Siendo sinceros pasa mucho y más de lo que te imaginas. Solamente con estar en un afán de apuro por salir de la casa o del trabajo puede que por error termines olvidando tomar las llaves antes de salir y esta puerta quede con el pasador del seguro puesto; y ¿luego qué? Comienza la osadía por abrir la cerradura.

Si una situación como esta te ha pasado en algún momento de tu vida debes saber lo terrible que puede ser más aún si necesitas luego entrar por ejemplo de nuevo a tu propia casa, experiencia nada bonita y agradable ¿Verdad? Sí además de ello, en ese entonces sentiste desesperación y preocupación puedes ahora tener la tranquilidad al saber “Cómo abrir una cerradura de pomo”.

 

“¿No tienes llaves para abrir la cerradura de pomo? Quédate leyendo para que te enteres de todo.”

 

Consejos a tomar en cuenta

Llamar a un cerrajero puede resultarte más costoso por un trabajo que tú mismo puedes hacer, pero claro está, debes tener en cuenta de que para conseguir un resultado positivo debes tener práctica o varios intentos antes de conseguir abrir la cerradura de pomo, así que no te desesperes.

Otro punto importante a saber, es que no todas las cerraduras de pomo contienen un mecanismo de apertura, de hecho, los diseños más modernos son cada vez más complicados de abrir, pero si posees puertas con pomos básicos y no tan complicados, puedes intentar con algunos de las técnicas que más adelante te comentaremos.

Por último, recuerda no forzar la cerradura, evita que esta se vea afectada o rompa. Si crees que el trabajo de su apertura es muy complicado, la mejor recomendación es llamar a un profesional en cerrajería, que si dudarlo podrán sacarte de apuros en menos de lo que canta un gallo.

 

3 formas de abrir una cerradura de pomo

Saber abrir cerraduras de pomo puede sacarte en más de un apuro, tan solo debes poner en práctica las siguientes técnicas:

  1. Horquillas: Siendo uno de los trucos más empleados al momento de una situación como esta, ten presente que debes realizar varios intentos para que resulte la apertura. Para ello debes seguir los siguientes pasos:

Paso 1: toma una primera horquilla y dóblala en unos 90 grados, de forma de que te quede una especie de “L”. Asimismo, cuando estés en el proceso de doblarlo, ten cuidado de no partirlo. Después, debes quitar los extremos de la horquilla (una especie de bolitas), con el uso de unas tijeras, o cuchillo puedes hacerlo fácil; seguidamente, uno de los extremos doblado a cuarenta y cinco grados, haciendo que ahora la “L” se transforme en una especie de cesta.

 

Paso 2: toma otra horquilla, ahora, esta tendrá la finalidad de ejercer palanca. La doblarás a unos setenta grados desde uno de sus extremos; su función será girarla. Teniendo las horquillas del modo correcto, primero debes introducir la segunda horquilla a través del ojo de la cerradura (por el lado cerrado de la horquilla), esto permite que puedas realizar movimientos con el mango restante de la horquilla.

 

Paso 3: gira la segunda horquilla hacia el lado en que gira el pomo para abrir la puerta; aplicando un poco de presión la cerradura tomará las horquillas. Posteriormente, ingresa la primera horquilla que creaste en un comienzo; debe ser justo por la parte superior de la palanca (segunda horquilla).

 

Paso 4: con la primera horquilla que hace la función de ganzúa, intenta empujar cada uno de los bulones de la cerradura hacia arriba (realiza movimientos de arriba y hacia abajo). Toma en cuenta de que no puede quedar ningún bulón bloqueado, de lo contrario, la cerradura no va a ceder para su apertura.

 

Paso 5: cuando escuches un clic gira la palanca con un poco de presión para que la cerradura se abra. Si notas que no se abrió, recuerda que todos los bulones deben estar levantados, no puede quedar ninguno atascado.

 

  1. Clip: esta técnica va perfecta para las cerraduras de botón ¿Por qué? Ya que contienen en su interior un botón que, al presionarse, la cerradura se abre. Lo idea principal es usar como herramienta un clip de esos de papelería, pero claro, si no cuentas a la mano con un clip, puedes usar alguna otra herramienta que sea larga y fina, pero al mismo tiempo rígida, un objeto que sea fácil de introducir por el ojo de la cerradura.

¿Cuál es el procedimiento? Fácil, tan solo ingresa el clip previamente desarmado y estirado por el orificio de la cerradura; luego, encuentra el botón que mantiene con seguro la puerta, ejerciendo un poco de presión con el clip sabrás que salió al escuchar el sonido de un “clic”; con esto ya la cerradura quedará abierta.

Si notas que el clip se vuelve un poco endeble al realizar el trabajo o crees que pueda partirse, toma dos clips y realiza los pasos anteriores con ambos al mismo tiempo.

 

  1. Tarjetas: obviamente no se debe optar por una tarjeta de débito o crédito, puede funcionar cualquier tipo de tarjeta que presente el mismo tipo de material resistente, lo último que queremos es que rompas una tarjeta importante.

Esta técnica es más como un truco del que necesitas un poco de agilidad y práctica. ¿Cómo hacerlo? Bien, primero coloca la tarjeta entre la puerta y el marco de la misma, pero siempre justo al mismo nivel del pestillo; después, tan solo realiza movimientos hacia arriba y hacia abajo al mismo tiempo que ejerces un empuje hacía adelante.

Lo que se intenta hacer con esos movimientos es hacer que la tarjeta roce con la parte más fina del pestillo, esto hará que el pestillo se vaya hacia dentro. Nuevamente, debes ejercer prensión con la tarjeta, pero esta vez doblándola hacia afuera de la puerta con la finalidad del que pestillo se meta en la puerta (realiza este paso al mismo tiempo en que giras el pomo hacia el lado en que abre la puerta) y logre abrirse.

Si te resulta difícil lograr tu objetivo recuerda que tan solo necesitas de un poco de práctica, hay cerraduras más fáciles de abrir que otras, por lo que no te desesperes, con algo de paciencia y conocimiento previo, podrás obtener resultados positivos.

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *