¿Cómo abrir una cerradura de perilla?

¿Cómo abrir una cerradura de perilla?

¿Cómo abrir una cerradura de perilla?

La riqueza de nuestro idioma es indiscutible. Que seis palabras sirvan para designar un mismo objeto nos da una idea de la amplitud del vocabulario castellano y de la facilidad para transmitir pensamientos, ideas, sentimientos.

De lo que se trata acá no es de un tema de gramática o de lingüística, sino de cómo abrir una cerradura de perilla, a la que también podemos llamar de pomo, de manilla, de manija, picaporte o tirador.

Independientemente de cómo la llamemos, una cerradura de perilla es un mecanismo hecho con una función específica:
proporcionar seguridad o, en el menor de los casos, privacidad a un salón, dormitorio, recinto o vivienda.

El uso de las cerraduras de perilla no es exclusivo de las puertas. Es posible encontrar este tipo de dispositivo en tapas de cajones, ventanas, vidrieras, puertas de escaparates y en un sinfín de artefactos y muebles.

¿Cómo abrir una cerradura de perilla?

La respuesta más lógica a cómo abrir una cerradura de perilla es que puede ser abierta con su llave. Pero no siempre es posible que esto ocurra; hay ocasiones en las que las llaves no aparecen y la vida se nos complica.

Es un momento en el que surge la interrogante de qué hacer; sobre todo cuando se trata de las llaves correspondientes a la cerradura de la puerta principal y nos hemos quedado fuera de la casa.

Los métodos
para abrir una cerradura de perilla varían en función de los modelos, tipos o formas de estas. En el caso de la puerta principal de la residencia, lo más razonable es que la cerradura sea siempre de seguridad.

Sin recursos ni conocimientos, no queda más remedio que llamar a un cerrajero profesional para que nos ayude a salir de este irritante trance. Al llegar, lo primero que hace es examinar la perilla y constatar el tipo de cerradura.

Nos explica que la cerradura
puede abrirse de dos maneras:

  1. De manera rápida y violenta, lo que implica causar daños a la cerradura y también posiblemente a la puerta y al marco de esta.
  2. Utilizando técnicas que permiten conservar entero nuestro dispositivo de seguridad y sin provocar daños colaterales.

Por lógica, nos decantamos por las técnicas que permiten forzar la cerradura sin causar daños de ninguna especie. Aunque un poco más costosas, evitan gastos posteriores y la incomodidad de tener que cambiar la cerradura.

Abrir la cerradura de perilla con una pistola de ganzúas

El cerrajero nos hace notar que nuestra cerradura resulta ser del tipo de cilindro, mecánica; por lo que para su apertura puede emplear una pistola de ganzúas o picadora (lock pick gun).

Aunque existe una pistola picadora eléctrica, la que él va a usar es manual. Se trata de la pistola picadora semiautomática DINO, dotada de una tecnología que garantiza una apertura de cerraduras altamente exitosa y muy rápida.

  • El cerrajero coloca y ajusta la ganzúa o aguja apropiada en el porta-agujas de la pistola.
  • Introduce la ganzúa en el ojo de la cerradura.
  • Acciona varias veces el gatillo de la picadora y: ¡listo!
  • Solo queda empujar la puerta para abrirla.

Se ha producido la magia; todo ha ocurrido muy rápido. La verdad es que tiene mucho que ver el diseño especial de la pistola picadora; este permite que al presionar el gatillo, en una fracción de segundo ocurran 2 golpes seguidos.

Para comprender a cabalidad qué ha ocurrido hay que conocer el interior de una cerradura y la forma como funciona cada una de sus partes. Además, hay que saber cómo actúa la pistola picadora o de ganzúas.

Comencemos por conocer los componentes internos del cilindro de seguridad de una cerradura de perilla. Si nos asomamos al interior del cilindro o bombín, nos vamos a encontrar con las siguientes partes:

  • Pernos, generalmente 5 en este tipo de cerraduras.
  • Contrapernos.
  • Muelles o resortes.
  • Línea de corte.

Sabemos que la cerradura posee un resbalón, esa pieza que se inserta en el cerradero situado en el marco de la puerta
e impide que esta sea abierta si no se acciona la cerradura con la llave correcta.

La llave de la cerradura activa no solo el resbalón; ella es la responsable de que internamente se movilicen todos los componentes: en estado de reposo, los muelles empujan a los contrapernos y estos, a su vez, presionan a los pernos.

Esto significa que en tanto no se introduzca la llave correcta, los pernos, impulsados por los contrapernos, mantienen trabado el cilindro e impiden que este pueda girar, por lo que no es posible abrir la puerta.

Al introducir la llave, está mueve, empuja y posiciona los pernos, los cuales tienen diferentes tamaños. Al posicionarse, adoptan el dibujo que tiene la llave en la forma de sus dientes y quedan alineados con la línea de corte.

Cuando esto ocurre, el cilindro se destraba y puede girar libremente, haciendo que un muelle retraiga el resbalón y lo saque del cerradero. Desde este momento, basta un ligero empujón para abrir la puerta.

¿Cómo actúa la pistola picadora?

Ya sabemos que los muelles o resortes presionan los contrapernos y que estos a su vez fuerzan a los pernos a mantener una posición que impide que la cerradura sea abierta sin la llave correcta.

No sirve introducir cualquier llave para hacer alinear los pernos de manera que permitan que el cilindro gire y destrabe la cerradura. Aun cuando se muevan, no quedarán alineados con la línea de corte y abrir la cerradura no será posible.

La pistola picadora basa su funcionamiento
en un principio básico de la física: la transferencia de energía. Al apretar el gatillo de la pistola en reiteradas ocasiones, la aguja o ganzúa golpeará y activará los pernos.

Cuando se acciona el gatillo de la pistola de ganzúas varias veces, los pernos empujarán y desplazarán a los contrapernos; estos harán que los resortes o muelles se retraigan.

En el proceso, en un momento determinado, los pernos quedarán ordenados con la línea de corte, tal como si hubiésemos introducido la llave correcta. En este instante el cilindro podrá girar libremente y abrir la cerradura.


 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *