Cómo abrir una cerradura con un taladro

Cómo abrir una cerradura con un taladro

Cómo abrir una cerradura con un taladro

 

Aprender a abrir cerraduras puede convertirse en todo un reto, no solo por el hecho de hacerse de un buen conocimiento, más que todo por saber solucionar los problemas con tus propias manos y ahorrarte el costo por un servicio de cerrajería realizado por un profesional.

Existen muchas maneras de abrir cerraduras, cada una tiene una especialidad y la verdad es que son muy diferentes incluso en su finalidad, pues dependiendo de la magnitud del problema de la cerradura podemos hacer que esta quede intacta o que lastimosamente quede irreparable.

¿Cuál será la técnica que aprenderás hoy? Una de las últimas a tomar en cuenta si ya has probado todas las demás y no te hayan funcionado, esta se llama “Cómo abrir una cerradura con taladro”, si te parece un poco rústico u ordinario, la respuesta es que sí, lo es, pero de que logras abrir la puerta en un dos por tres, lo harás.

Sin más que decir, de aquí en adelante conoce todo lo referente a esta técnica para abrir cerraduras. ¿Estás preparado? Tú mismo podrás hacerlo, no es tan complicado.

 

“¿Qué se puede abrir una cerradura con taladro? Por supuesto que sí, y aquí te enseñaremos cómo hacerlo”

 

Antes de abrir una cerradura con taladro, conoce los siguientes consejos

Como todo trabajo de cerrajería, hay que tomar en cuenta ciertos puntos antes de ejecutar cualquier apertura de cerradura; un cerrajero tiene el conocimiento previo de cómo realizar este tipo de trabajos antes solventar los problemas, por lo que evidentemente tú también debes empaparte de conocimiento para lograr el cometido.

No está de más conocer otros tipos de técnicas para abrir cerraduras, sea porque estas estén bloqueadas, trabadas o hasta tenga la llave partida dentro, partiendo de aquí, puedes ir probando previamente cada una de ellas, y si no te resultan, con toda la confianza te invitamos a optar la técnica del taladro.

Ahora bien, el recurrir a la técnica del taladro, debes tomar unas cuantas precauciones, no muchas, pero si las suficientes e importantes. Primero que nada, debes tener cuidado al manejar esta herramienta, procura evitar algún accidente, de hecho, si es tu primera vez manejándola te recomendamos que alguien te explique cómo usarla o veas algún tutorial explicativo del mismo.

Por último, no hay de otra, dañarás la cerradura de la puerta por lo que te verás en la obligación de ir a una tienda de cerrajería y comprar una nueva, ¿resultará costoso? Puede que sí, o puede que no, todo dependerá de la calidad de la cerradura y de la marca que quieras comprar.

Teniendo en cuenta lo anteriormente dicho, tan solo te queda ponerte manos a la obra, pero claro, lee detenidamente cada uno de los siguientes pasos:

  1. Equipo: en visto de que la cerradura se vea bloqueada, atascada o sea cual sea el caso que haga imposible abrirla por cualquier otro método, tan solo debes hacerte de un buen taladro que sea lo suficientemente poderoso y de calidad, que permita perforar no solo la parte externa de la cerradura, sino también por dentro, que traspase su mecanismo de seguridad (por esta razón comentamos que la cerradura queda completamente inutilizable).

     

    Aparte de tener a la mano un taladro, en especial que sea eléctrico por su mayor potencia, debes hacerte con las brocas que hacen que pueda perforar cualquier tipo de superficie. En este caso las brocas varían de tamaño, en realidad no podemos decirte que tamaño puedes usar, porque tan solo depende de ti ir provocando cuál de ellas cabe por el cerrojo. Por último, hazte de un martillo y un punzón que te servirán como guía para la perforación.

     

  2. Ubica la broca en la cerradura: para darte una idea sobre qué número de broca usar, a continuación, te mencionaremos algunas a probar, tan solo queda de tu parte intentar con algunas de ellas y ver cuál es funcional. Puedes usar una broca de 3 milímetros (1/8 de pulgada) o en dado caso una de 25 milímetros (1 pulgada), o alguna que sea fina o pequeña.

     

    Ahora, si te preguntas ¿Cómo sabré cuál usar? ¿Qué tamaño? Pues bien, cuando vayas a ubicarla en el cerrojo, debes tratar de que solo ocupe el tamaño del orificio de entrada, puesto que de esta manera tan solo estaríamos dañando el mecanismo de la cerradura, y así no haremos algún otro daño mayor.

     

  3. Manos a la obra: como primer paso, debes tomar el punzón y ubicarlo sobre el ojo de la cerradura (si se te complica lograr saber en qué lugar ubicarlo, en las cerrajerías venden unas plantillas que sirven para perforar cerraduras, son bastante prácticas) y con la ayuda del martillo vas a golpear no tan brusco, pero si de una forma en que quede la marca que servirá de guía para perforar con el taladro.

     

    Una vez hecha la marca, taladra en el mismo sitio marcado con una broca pequeña. ¿Cómo sabrás qué lo estás haciendo bien? Por lo general, cuando estás taladrando, notaras cierta resistencia, esto se debe a cuando la broca se acerca a cada clavija del mecanismo de seguridad de la cerradura; estas clavijas casi siempre son entre 4 o 6 (debes perforar cada uno de ellos para que abra la cerradura). Si notas que se traba o se tranca la broca, esto puede deberse a los residuos de la misma ejecución de la perforación, para ello tan solo debes retirar la broca para que salgan los residuos y luego invertir y seguir taladrando hasta conseguir abrir la cerradura.

     

    Es importante que no ejerzas mucha presión con el taladro, porque podrías partirla. Como consejo, hazlo despacio y sin apuro e incluso, de ser necesario, puedes agregarle un poco de aceite sintético para lubricar la punta de la broca (si no tienes, puedes aplicarle agua).

     

    Si perforaste y no ves que abre la cerradura, puedes emplear otra broca un poco más grande hasta que se rompan completamente todas las clavijas. Cuando hayas hecho todo lo anteriormente dicho, toma un cuchillo e introdúcelo por el orificio perforado y gíralo como si fueras abrir la cerradura, y listo, ya estará abierta.

Como te podrás percatar, este es un método que tan solo debes usar en caso de no poder conseguir abrir la cerradura con alguna técnica menos invasiva. Si has hecho todo al pie de la letra, podrás abrir la cerradura.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *