¿Cómo abrir una cerradura con un invisible?

¿Cómo abrir una cerradura con un invisible?

¿Cómo abrir una cerradura con un invisible?

Existen múltiples formas de forzar una cerradura y nuestro ingenio siempre hallará una adecuada. Quizás no sea la mejor manera; pero saber cómo abrir una cerradura con un invisible podrá sacarnos de un apuro fortuito.

No estamos exentos de que nos ocurra, por lo que es preciso estar preparados para afrontarlo de manera positiva: tal vez olvidamos las llaves u ocurre que las perdemos y nos vemos imposibilitados de entrar a casa.


Un invisible o pasador para sostener el cabello es un objeto al que se accede con mucha facilidad, lo que lo hace ideal para transformarlo en una especie de ganzúa con la cual abrir cualquier cerradura cilíndrica.

Cómo transformar un par de invisibles en un par de ganzúas.

Para abrir una cerradura cilíndrica con la técnica del ganzuado vamos a necesitar un par de ganzúas:

  1. La que llamaremos ‘gancho’, la utilizamos para palpar e identificar la altura y la ubicación de los pernos.
  2. La otra ganzúa la usamos como tensor, para hacer algo de fuerza sobre el cilindro.

Si no somos cerrajeros (ni mucho menos gente de malos hábitos), no es común que andemos cargando con una o más ganzúas; por lo que cuando se nos cierra una puerta y no tenemos las llaves para abrirla, la vida se nos torna un lío.

Pero este lío tiene solución: dos invisibles servirán para elaborar las herramientas necesarias para abrir nuestra cerradura; algo que no tiene por qué ser precisamente fácil, pero que tampoco es imposible de realizar.


Elaboración del ‘gancho’ y del tensor con invisibles o pasadores de pelo.

Hay invisibles que miden 5,5 mm de largo y aproximadamente 1,2 mm de ancho; en tanto hay otros
más grandes que alcanzan a medir hasta 7,2 mm de longitud y 2 mm de ancho.

Las dimensiones de
la bocallave de una cerradura cilíndrica de 5 pernos admitirán el pasador de pelo de menor amplitud, el de 5,5 mm de largo, que será con el que fabricaremos nuestra ganzúa casera.

  1. Hacer el ‘gancho’ con un invisible.
  • Vamos a necesitar, además del invisible, un pequeño alicate o una pinza para darle forma a nuestra ganzúa.
  • Desprendemos el plástico que recubre la punta de la parte lisa del invisible. Para mayor comodidad, lo abrimos un poco y a unos 3 cm, doblamos esta parte en ángulo de entre 45 y 90°.
  • Si el ancho de la bocallave permite meter el invisible horizontalmente, en el extremo de la parte lisa hacemos con la pinza una pequeña curvatura de unos 5 mm.
  • Con esto ya nuestra ganzúa ‘gancho’ está lista para su uso en la apertura de una cerradura.


  1. Otro invisible para elaborar el tensor.
  • Con la pinza o con el alicate procuramos cerrar completamente el doblez del invisible, de tal forma que pueda entrar en la bocallave de la cerradura.
  • En ángulo de 90°, doblamos un centímetro de cualquiera de las 2 partes de este invisible o pasador de pelo.
  • No hace falta hacer más nada; el tensor casero está listo para ser usado.

Cómo abrir una cerradura con un invisible.

El cine y la pantalla chica en muchas ocasiones han presentado el ganzuado como algo muy fácil, rápido de hacer; no olvidemos que en ese mundo de ficción todo es posible. La realidad difiere mucho de esas escenas.

Nadie insinúa que sea algo imposible; no obstante, ganzuar una cerradura con un par de invisibles es algo que amerita el conocimiento de su funcionamiento y una práctica de mucho tiempo invertido en ello.


Como todo en esta vida, será fácil una vez que lo hayamos aprendido. Ante una necesidad circunstancial, pudiéramos tener la suerte del principiante y lograr abrir una cerradura en muy pocos minutos sin haber hecho una práctica previa.

Los pasos para llevar a cabo la técnica de este ganzuado, que por las herramientas utilizadas deberá ser por el método ‘perno a perno’, son bastante sencillos:

  1. Comenzamos la apertura de la cerradura introduciendo en la parte de la bocallave opuesta a los pernos el segmento más corto del tensor casero.
  • Presionamos un poco sobre el cilindro en sentido giratorio, el mismo que hace al momento de abrir la cerradura con la llave.
  • La idea es que la fuerza aplicada
    sea lo suficiente para permitir que los pernos sean colocados sobre la línea de corte del cilindro y
    luego poder
    mantenerlos en esa posición, sin que se devuelvan.
    • Si la fuerza es excesiva, no podremos colocar los pernos con la punta del ‘gancho’.
  1. Seguidamente, iniciamos el empleo del ‘gancho’ elaborado con el invisible.
  • Con la punta de la ganzúa en la que hemos hecho la pequeña curvatura, vamos a palpar los pines en el interior del cilindro con el objeto de colocarlos sobre la línea de corte.


  • Del total de 5 pines de la cerradura, solo uno por vez estará haciendo presión contra el cilindro; será el que
    sentiremos más duro al hurgar con la punta del ‘gancho’.
  • Colocamos este perno y continuamos palpando en la búsqueda
    del perno que ha tomado el lugar del que hemos colocado; es decir, el que ahora hace presión contra el cilindro.
  • Una vez que hayamos colocado este segundo perno, seguimos el mismo proceso hasta lograr colocar el resto.
  • Debemos estar atentos, porque cada vez que logremos colocar un perno, se dejará oír un pequeño clic y simultáneamente sentiremos una pequeña vibración en los dedos que sostienen las ganzúas.
  • Junto al clic y a la vibración, también habrá un leve movimiento del cilindro hacia el lado donde estamos haciendo presión, la cual debe ser constante.
  • Cuando todos los pernos se han colocado, el cilindro girará y la cerradura podrá ser
    abierta sin dificultad.

En caso de no poder abrir la cerradura, debemos verificar algunos aspectos que le impiden girar:

  1. Sucio u óxido acumulado en el interior.
  2. Desperfectos o deformaciones de sus componentes.
  3. Aplicación incorrecta por nuestra parte de la técnica de ganzuado.

No es para nada fácil abrir una cerradura con un invisible; pero tampoco es imposible lograrlo. No debemos olvidar que la práctica hace al maestro.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *