Cómo abrir una cerradura con seguro sin llave

Cómo abrir una cerradura con seguro sin llave

Cómo abrir una cerradura con seguro sin llave

 

Partir las llaves de una cerradura de puerta, reja, cajón, gaveta o armario es tan fácil como el hecho de olvidar incluso donde las dejaste reposando, es que de verdad, si nos ponemos a pensar detenidamente, las llaves son un objeto tan plano y pequeño que puede fácilmente perderse de nuestra vista y si a eso le sumamos el tener mala memoria estamos completamente perdidos.

Y no solo el hecho de perder las llaves puede complicar un poco la situación, dado que si a eso le agregamos como detalle exclusivo que hemos dejado la cerradura con seguro, ahora sí que hemos puesto la cereza al pastel, pero claro, es una situación para nada gustosa que termina por estresar y poner de mal humor a cualquiera, más aún si vamos con un apuro y necesitamos acceder por esa puerta cerrada o peor aún, que hayamos quedado encerrados y no contamos con los objetos y herramientas necesarias para poder abrir la cerradura.

Pero has llegado hasta aquí por alguna razón ¿Cierto? Lo más evidente es que estás pasando por una situación como está y quieres saber y aprender cómo solucionarlo, pues ¿Te comentamos un secreto? Estás en el lugar correcto, con leer este artículo, buscar las herramientas necesarias y poner en práctica lo aprendido, sabrás cómo abrir una cerradura con seguro y sin llave.

 

6 maneras de abrir una cerradura con el seguro pasado

¿Estás preparado? A continuación, te explicaremos 6 métodos que te funcionarán dependiendo del tipo de cerradura que tengas, pues cabe acotar que entre estas sean más básicas o no contengan mecanismos modernos ni digitales podrás abrirlas en menos de lo que canta un gallo; solo si dispones de las herramientas necesarias y pones un poco de práctica, podrás abrir la cerradura con toda la certeza del mundo.

Sin más preámbulo, pon atención a cada uno de los métodos e indicaciones:

  1. Llave bumping: ¿Qué clase de llave es esta? Básicamente es una llave que puede ingresar y calzar perfectamente dentro de la cerradura que queramos abrir, pero evidentemente no va a abrirla así por que sí. Este tipo de llaves puedes encontrarla en las ferreterías o tiendas de cerrajería, son bastante comunes así que no tendrás perdida.

     

    El procedimiento a seguir es el siguiente: primero que nada, introduce la llave bumping en la cerradura hasta que sientas que llega al último pistón, esto quiere decir que vas a levantar cada uno de ellos hasta el final; luego, con un objeto pesado como un martillo o mazo, golpea la llave bumping al mismo tiempo que giras la llave en el sentido en que abra la cerradura. Ya con estos pasos debería estar todo solucionado, ahora, si de repente ves que no abre, vuelve a intentar, es cuestión de práctica hasta que logre abrirse.

     

  2. Usa una llave hexagonal: suelen conocerse también con el nombre de “llave Allen”, tienen la apariencia de una “L” y las puedes encontrar de diversos tamaños, de hecho, en las tiendas de cerrajería o ferreterías las suelen en vender en kits. ¿Qué se hace con la llave hexagonal? Es sencillo, debes introducir una llave hexagonal en la cerradura, esta debe ser del tamaño correcto, puedes ir probando hasta que des con la correcta sin que quede atascada dentro; una vez dentro, realiza movimientos hacia dentro y hacia afuera hasta que sientas que la llave se engancha a algo, cuando esto pase, gira la llave en el sentido en que abre la cerradura y listo, problema solucionado.

     

  3. Método de la tarjeta: presentado como uno de las maneras más fáciles de abrir una cerradura (más que todo antiguas o básicas) sin mucho problema y eso contando que tampoco requiere de mucha herramienta, tan solo debes tener a la mano una tarjeta de plástico resistente (como las del banco, pero obvio no uses estas, más bien una de estilo parecido) y que no se parta tan rápido.

     

    Lo que se hará es bastante simple y tan solo requiere de un poco de habilidad. Ubica la tarjeta de plástico a la altura del pomo e introdúcela realizando movimientos hacia arriba y hacia abajo entre el marco de la puerta y donde debería estar el pestillo o pasador; una vez aquí, debes ejercer presión en dirección del pestillo hasta logres sacarlo del marco de la puerta; posteriormente, gira el pomo para abrir.

     

  4. Usa un cuchillo: prácticamente debes realizar cada uno los pasos del método de la tarjeta, pero esta vez con la ayuda de un cuchillo, el de cocina va perfecto, mientras sea plano y resistente podrás hacer que con un poco de presión este puede meter el pestillo en la cerradura y abrirla.

     

  5. Desatornilla: este método va perfecto para aquellas cerraduras de pomo. Es un procedimiento bastante rápido, pues tan solo tendrás que desarmar el pomo con la ayuda de un desatornillador para que así puedes ubicar donde se encuentra el pasador o pestillo; una vez localizado el pestillo, jálalo para que se abra la puerta.

     

  6. Desmontar la cerradura: si no posees la habilidad para abrir la cerradura con los métodos anteriores, existe otra posibilidad y es que desmontes por completo la cerradura. Con la ayuda de un destornillador, quita cada uno de los tornillos que mantienen sujeta la cerradura a la puerta, pero ojo, primero realiza este paso por una sola cara de la cerradura, ya luego puedes hacerlo con la otra, la idea es desarmarla por partes.

     

    Evidentemente, con desmontarla no significa que hayas abierto la cerradura, de hecho, es un método para salir del apuro, y en tal caso, puedes llamar a un cerrajero a que te la vuelva a montar si no sabes cómo hacerlo.

Métodos para abrir cerraduras con seguro hay por doquier, tan solo te debes armarte de paciencia y practicar hasta que de resultado y abra la cerradura. Lo importante de todo esto, es que aprendas a realizarlo por ti mismo para que así puedas solucionar rápido si se te presenta una situación como esta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *