¿Cómo abrir una cerradura con la llave dentro?

¿Cómo abrir una cerradura con la llave dentro?

¿Cómo abrir una cerradura con la llave dentro?

Parece cosa de locos y cualquiera pudiera no creer cómo pudo pasarme eso a mí; pero ocurrió, me pasó. Como dicen, al mejor cazador se le va la liebre. Afortunadamente, tenía conmigo el bolso de las herramientas y pude resolver.

Soy cerrajero con más de veinte años en la profesión. Hasta ahora, no ha habido cerradura que se me haya resistido. La de esta ocasión no iba a ser la excepción: se trataba de la de mi propio apartamento.

Teniendo que salir mi mujer y yo con algo de apuro porque me habían llamado para hacer un trabajo, ocurrió que olvidé tomar mis llaves; las de mi esposa estaban pegadas a la cerradura por el lado adentro. ¡Se alinearon los planetas!

Salimos ambos, halamos la puerta y hago a mi mujer la pregunta de rigor en estos casos: ¿Sacaste las llaves? Me mira, parpadea, y responde: ¡No! Acaso, ¿tú sacaste las tuyas?, es su réplica.


Saqué mi móvil del bolsillo y marqué el número del cliente; le expuse que no podía atender su caso, pero que contactaría a un colega que muy pronto estaría en su casa para atenderle con la misma eficiencia con la que lo haría yo.

Despedí a mi esposa y me dediqué a estudiar la situación, pensando en qué era lo que debía hacer para abrir la puerta con la llave dentro, sin causar destrozos ni tener que reponer la cerradura.

¿Cómo abrir la cerradura con la llave dentro?

Lo primero que pensé fue en la posición de la llave: si estaba recta, la situación podría solucionarla de una manera muy sencilla: bastaría un alambre de acero muy delgado encastrado en un mango especial para empujarla.


Si la llave se hallaba algo girada, las cosas tomaban otro cariz, aunque tampoco era para preocuparse mucho. En mi bolso contaba con más de una herramienta y cualquiera de ellas me serviría para forzar la cerradura.

  1. Abrir la cerradura con un alambre de acero para muelles.

Para abrir la cerradura de la puerta del apartamento, que se nos había quedado con la llave dentro, la primera opción que vino a mi mente fue usar un alambre de acero especial para muelles.

Estos son alambres, que pueden conseguirse en el mercado, son todos de una misma longitud; pero de diámetros diferentes:

  • 1,25 x 200 mm.
  • 1,5 x 200 mm.
  • 1,6 x 200 mm.
  • 1.8 x 200 mm.

Concebidos para la elaboración de resortes para ser usados en los abridores de pestillo en espiral, los alambres de acero son ideales para casos como el que estaba viviendo en aquellos momentos.


Para utilizar estos alambres de acero estirados, se creó también un soporte de abrazadera de aluminio que facilita enormemente su manipulación.

Una vez que hemos instalado un alambre de acero en el soporte de abrazadera de aluminio, lo introducimos por la bocallave y procuramos empujar la llave que está en el otro lado de la cerradura.

Cuando la llave caiga, la recuperamos por debajo de la puerta para con ella abrir la cerradura, sin que haya sufrido ni siquiera un rasguño. De allí la importancia de contar con dispositivos como este.

  1. Abrir la cerradura con una espátula de pestillo de puerta.

No sé quién tuvo la inusual idea de instalar la puerta de este apartamento cerrando hacia adentro, tomando en consideración que da hacia el pasillo por donde transitan los habitantes del piso.

En estas circunstancias, se me ocurrió que contando con unas espátulas de pestillo de puerta, podía abrir la cerradura con una de ellas. Tenía que probar y elegir la correcta, ya que las hay de tres longitudes y formas distintas:

  • 20 mm.
  • 35 mm.
  • 45 mm.


Las láminas de la espátula son elaboradas en acero flexible; sin bordes afilados para no causar deterioros al marco o a la puerta. Cuentan con un mango de madera fijo que simplifica el manejo de la herramienta.

La forma de usar la espátula de pestillo de puerta:

  1. Se introduce entre la puerta y el marco, a cierta distancia de la cerradura.
  2. Se desliza hacia abajo hasta llegar al pestillo.
  3. Con movimientos simples de la mano, se busca colocar la espátula entre el cerradero y el pestillo; cuando se ha logrado hacerlo, se empuja el pestillo hacia atrás, de tal manera que destrabe la puerta y esta se abra.
  1. Abrir la cerradura con una tarjeta plástica de apertura.

Una tercera opción para abrir la cerradura con la llave dentro la tenía en las tarjetas plásticas de apertura, que fue la que escogí finalmente.


Estas tarjetas se presentan con espesor en tres distintas medidas:

  • 0,25 mm.
  • 0,35 mm.
  • 0,50 mm.

Están elaboradas en un plástico especial, de muy larga duración cuando son usadas de la manera correcta. El material con el que han sido fabricadas se ajusta debidamente al propósito de su función.

Desbloquear cerraduras con las tarjetas plásticas de apertura es tan fácil como hacerlo con las espátulas de pestillo de puerta; pero a diferencia de estas, las tarjetas pueden desbloquear puertas que abren hacia afuera o hacia adentro.

Las tarjetas plásticas de apertura son una excelente alternativa para ser usadas en espacios muy pequeños debido a su firmeza, no obstante el material y el grosor con los que han sido hechas.

Pueden adquirirse
en cualquiera de sus presentaciones:

  • Kit de 6 piezas: 0,35 mm y 0,50 mm.
  • Kit de 9 piezas: 0,25 mm, 0,35 mm y 0,50 mm.

Para la utilización de las tarjetas plásticas de apertura puede incorporarse un asa en color blanco o negro, la cual se compra por separado. Su función no es solo facilitar la labor, sino también proteger las manos.

Para instalar el asa, solo hay que valerse de una perforadora estándar de oficina y abrir un par de huecos, se coloca entre las dos carcasas del asa y se atornilla usando dos tornillos y dos contratuercas.

Las tarjetas plásticas de apertura de puerta se usan de forma similar a las espátulas de pestillo de puerta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *