Cómo abrir puerta atascada

Cómo abrir puerta atascada

Cómo abrir puerta atascada

Nada es perfecto, ¡Frase común! y mucho más cuando algo se sale del estándar acostumbrado; que todo marche bien o quizás de alguna manera que etiquetamos como aceptable. Pero cuando alguna situación se sale de ese estándar, nos alteramos y perdemos el control.

Este tipo de inconvenientes suele ocurrir cuando una puerta se atasca y no conseguimos hacer que funcione de manera adecuada. Para evitarlo te traemos ciertas técnicas de cómo abrir puerta atascada para que soluciones este problema y logres que la puerta siga funcionando de manera habitual.

Si la cerradura está atascada

Las causas por las que una puerta se atasca pueden ser muchas: falta de lubricación en la cerradura, desgaste, zonas oxidadas, humedad, llave atascada, la mayor cantidad de casos provienen con problemas mecánicos directamente en la cerradura. A continuación, te ayudaremos a resolver cada una de estas situaciones.

La llave no gira

Uno de los casos que ocurre con mayor frecuencia es cuando se intenta abrir una puerta, pero la llave no gira. Lo primero que debemos hacer o dejar de hacer, en tal caso, es forzar la llave porque podríamos romperla y dejar un pedazo dentro de la cerradura, eso no haría más que aumentar el problema.

Lo mejor es retirar la llave de la cerradura y asegurarnos de que estamos usando la llave correcta, ya que puede ocurrir que tengamos una llave parecida en el llavero y hayamos cometido un error. Una vez comprobado, verificamos la integridad de la llave; que no se encuentre dañada, de ser así, hay que buscar alguna de las copias de la llave para solucionar el problema.

En el caso de que ninguno de estos sea la base del problema, puede tratarse de falta de lubricación, así que lo mejor es agregar polvo de grafito por el orificio de la cerradura. Luego insertamos la llave y realizamos movimientos giratorios hasta abrir la puerta.

Se atascó el mecanismo de la cerradura

Si la cerradura posee un pomo o una manija, comenzaremos con girar la manilla y la llave al mismo tiempo. ¿No funciona? podemos probar girando la llave y luego la manija o viceversa. En caso de que ninguno de estos métodos sea efectivo probaremos lubricando, puede que el mecanismo esté oxidado por dentro o tenga mucha fricción.

Debemos hacer la lubricación con polvo de grafito; es uno de los lubricantes más recomendados para cerraduras. Sacaremos la llave y el polvo de grafito debe ser agregado por el orificio de ingreso de la llave. Luego hay que volver a introducir la llave y girarla, intercambiando movimientos entre llave y manilla si el solo giro de la llave no logra abrir la puerta.

Pestillo de la puerta atascado

Otro factor que puede estar impidiendo que la puerta abra es que el pestillo esté atascado; el pestillo es la pieza metálica que se introduce en el marco de la puerta para mantenerla cerrada. También se conoce como resbalón. ¿Cómo podemos sacar el pestillo y abrir la puerta atascada?

Usando un cuchillo

Cualquier cuchillo que encontremos en la cocina puede servir. Pero para mayor efectividad debemos asegurarnos de que no sea muy fino pues podría quebrarse al momento de aplicarle fuerza.

  1. Ubicaremos el pestillo. Este se encuentra entre la puerta y el marco, al lado de la cerradura.
  2. Al ubicarlo introduciremos el cuchillo por debajo, es decir entre el pestillo y el marco.
  3. Debemos realizar un movimiento de palanca, esto lograremos inclinado el cuchillo hacia donde se encuentra la manilla de la cerradura, lo que logrará que el pestillo se contraiga y pueda abrir la puerta.

    También podemos intentar este método con alguna herramienta punzante, como por ejemplo un destornillador de pala.

    Otras razones

    Otras razones para que una puerta se atasque provienen del marco o responden al tipo de madera con la que estos están fabricados, en este último punto podemos incluir a la puerta.

    La humedad también es un factor que puede atascar la puerta. Por ejemplo, cuando la madera absorbe agua aumenta sus dimensiones por la presencia de esta en su interior.

    Si notamos que tanto la llave como la manija giran de manera normal y que, además, el pestillo cuenta con un movimiento natural, pero aun así la puerta se encuentra trabada, lo más probable es que tengamos problemas con la nivelación de la puerta. Para esto tenemos algunos consejos:

    Ajustar las bisagras

    Por la parte interior de la puerta podemos observar las bisagras, estas son dos hojas metálicas que ajustan la puerta al marco. Las bisagras están unidas por un perno que pasa entre ellas, lo común es que podamos ver tres: en la parte superior, media e inferior, aunque algunas tienen dos. Si nos encontramos por la parte delantera de la puerta no las podemos ver.

  4. Debemos ubicar las bisagras y cerrar la puerta para poder trabajar de manera más cómoda.
  5. Tenemos dos opciones, apretar las bisagras o sacar la puerta para volver a ajustarla.

    Apretar la puerta

    Si notamos que el perno que une la bisagra está flojo, podemos apretarlo con algún objeto contundente; puede ser un martillo o la agarradera del destornillador. Si este es de un plástico resistente, el objetivo es que las dos piezas metálicas estén más unidad y así el sistema funcione mejor. Esto lo debemos hacer con todas las bisagras, comenzando por la parte superior.

    Sacar la puerta

    Para sacar la puerta necesitaremos un destornillador de pala que nos ayudará a sacar los pernos que unen las piezas metálicas.

  6. Comenzamos con la bisagra superior. Con la punta del destornillador debemos levantar el perno por su cabeza, este es muy parecido a la cabeza de un clavo y se encuentra en la parte superior.
  7. Se debe hacer un movimiento de palanca, inclinando el destornillador y haciendo presión hacia arriba.
  8. Una vez la cabeza del perno haya levantado unos centímetros, podemos retirarla con las manos o podemos ayudarnos con unas pinzas o tenazas.
  9. Este procedimiento debemos realizarlo con las demás bisagras. Cuando estamos sacando el último perno, debemos colocar nuestro cuerpo contra la puerta para que no se caiga.

     


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *