Cómo abrir la cerradura de un ropero

Cómo abrir la cerradura de un ropero

Cómo abrir la cerradura de un ropero

 

Imagínate que de repente tienes una cita por la noche para salir con tus amigos a disfrutar y pasarla a lo grande, por lo que ya es el momento de usar ese outfit espectacular que tanto has reservado para un momento especial y que por ende se encuentra dentro de tu armario. Todo bien hasta acá, pero ¿Qué pasaría si la cerradura del ropero se dañara? O ¿sí partiste la llave y no puede abrirse? Sería terrible, ¿cierto?

Lo cierto es que, si no te ha pasado eso, puede que sea el momento idóneo para que te replantees la situación y tomes la iniciativa por querer aprender a “Cómo abrir la cerradura de un ropero”, puede que en algún momento de tu vida necesites de este conocimiento y más vale estar precavidos y preparados.

Evidentemente no solo las cerraduras de puertas se atascan o dañan, esto es algo que puede pasar en cualquier tipo de cerradura, desde las más básicas hasta las más modernas e incluso variando el objeto, como cajones, mesas, armarios, etc. Pero no te preocupes, estamos aquí para ayudarte y ofrecerte un poco de nuestro conocimiento acerca de como abrir cerraduras; así que relájate junto a una taza de café o tu bebida preferida y descubre las técnicas que más se usan parar abrir la cerradura de los roperos.

 

“Con las herramientas adecuadas y un poco de paciencia y agilidad podrás abrir la cerradura de un ropero”

 

Advertencias

Tomando en cuenta de que quieres aprender por cuenta propia el abrir las cerraduras que se encuentren trabadas o atascadas, es necesario que sepas que como todo trabajo y más aún el de un cerrajero, estas tareas requieren un poco de práctica e incluso de intentos, por lo que no debes frustrarte si a la primera no te funciona.

Además, es importante acotar que los métodos que más adelante mencionaremos, algunos de ellos son menos invasivos que otros, es decir, dependiendo del grado de daño que presente la cerradura y las herramientas que se usen para abrirla, la cerradura puede continuar en funcionamiento como puede también dañarse por completo y posteriormente te toque comprar otra nueva para reponerla como seguridad del ropero.

Es por eso que, por lo general, siempre se hace saber que no todas las cerraduras son iguales, unas son más factibles para abrir mientras que otras son más complicadas y hasta tediosas, que incluso a veces no hay de otra que recurrir a un profesional de cerrajería para que nos ayude y nos saque del apuro.

 

Métodos para abrir la cerradura de un ropero

Antes de realizar algún método primero asegúrate de que manera se encuentra la cerradura, por ejemplo: ¿está bloqueada?, ¿tiene una llave partida dentro?, ¿es una cerradura básica o moderna?, etc., chequea y revisa todo lo que sea necesario ¿Por qué te lo mencionamos? Por la razón de que, conociendo su estado podrás elegir el método de apertura que más se ajuste a la cerradura que vayas a intentar abrir.

Sin más que decir, conoce algunos de los métodos que existen y que pueden ayudarte a abrir la cerradura de tu ropero o armario:

  1. Gancho de cabello u Horquilla: sí, las mismas que se usan para recoger el cabello, puede que te parezca muy simple pero lo cierto es que, si la cerradura es de las normales o simples, este método te va a funcionar sí o sí. Lo único que tendrás que hacer es tener a la mano una horquilla, luego debes ingresarla por el orificio de la cerradura, colocándola justamente en el medio realizando con un poco de presión movimientos hacia arriba y hacia abajo; seguidamente, tendrás que girar la horquilla en el sentido en que la cerradura del ropero abra.

     

  2. Clip de papelería: efectivamente otro de las herramientas que pueden usarse para sacarnos del apuro son los clips, también que es una técnica que puede funcionar perfectamente en cerrojos simples. Para ello tan solo necesitas tener dos clips, uno será para hacer una llave de tensión y otro tendrá la función de una ganzúa (es como fabricar tus propios utensilios de cerrajería).

     

    Para hacer la llave de tensión tienes que desarmar el clip y estirarlo por completo para después doblarlo en forma de “L” desde uno de sus extremos. Por otro lado, para hacer la ganzúa debes dejar el clip completamente recto.

     

    Ahora viene el procedimiento, para ello toma la llave de tensión ejerciendo un poco de presión; posteriormente introduce la ganzúa realizando movimientos en dirección hacia arriba con la finalidad de mover todos los pistones que sirven como mecanismo de seguridad ¿cómo te darás cuenta de que se están moviendo? Porque se escuchará un “clic”; y cuando sientas que ya todas se movieron la cerradura va a ceder y se abrirá.

     

  3. Si la llave se rompió dentro: situación que pasa más de lo que crees, lo interesante es que, si la llave que quedo dentro de la cerradura sobresale tan siquiera un poco del orificio, puedes sacarla con la ayuda de unas tenazas o pinzas que te permitan sujetar bien el extremo saliente para luego jalarla. Es bastante fácil de hacer, pero ten en cuidado de no empujar la llave partida hacia adentro, si no será un poco más diferente sacarla.

     

    Ahora, si la llave quedo partida completamente adentro de la cerradura, puedes usar un taladro y realizar un pequeño agujero en la llave partida (usa una broca de 1.5 milímetros), y con la ayuda de unas tijeras punta fina, introdúcela por el ojo del cerrojo y ubícala en el agujero que le has hecho a la llave; después con un poco de presión jala hacia afuera para sacarla.

     

  4. Usa un destornillador: funciona también para cerraduras simples. ¿Qué harás? Introduce un destornillador fino por el ojo de la cerradura hasta que te topes con las cerraduras metálicas, estando aquí tan solo deberás girar hasta que la cerradura ceda y se abra.

Conociendo los métodos básicos y esenciales para abrir cerraduras como las de un ropero podrá sacarte de más de un aprieto. Con tan solo un poco de práctica verás que a la final la apertura es más fácil de lo que pensabas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *